Uno de los emblemas de Rusia nos lo encontramos paradójicamente en el metro de Moscú. Es un metro bastante interesante de visitar y poder disfrutarlo con calma ya que merece la pena. Es un metro que se inauguró en 1935 y en un principio contó con tan sólo 10 estaciones pero a medida que pasaron los años este metro creció de manera exponencial. A día de hoy se sabe que comunica a nada menos que a 165 estaciones por lo que es una gran extensión de lugares completamente comunicados. De todos modos eso no es lo más importante de las estaciones ya que hay algo realmente que impresiona y gusta a los turistas.

metro.jpg

Pero lo que más impresiona al turista que visita por primera vez este metro es sobretodo las pinturas de sus paredes ya que no es usual ver esta decoración en un metro. Las diferentes estaciones con las que cuenta el metro de Moscú son una belleza por sí mismas ya que hay diversas pinturas y objetos decorativos muy interesantes de conocer.

metro2.jpg

Nos podremos encontrar diversos mosaicos que desde luego realzan cada estación. Además otras pinturas lo que quieren con ellas es conmemorar algún acontecimiento importante como por ejemplo el 300 aniversario de la reunificación de Rusia con Ucrania. También podremos ver en las diferentes estaciones mosaicos de la vida diaria, de la guerra. Todas las estaciones están más o menos decoradas e incluso hasta los techos lo están por lo que es todo un espectáculo poder ir a cualquiera de estas estaciones que son realmente admirables.

Es curioso que en un país como en Rusia podamos encontrar este tipo de estaciones tan bien decoradas y que parece como si visitáramos un auténtico museo de arte. Desde luego son joyas artísticas las que se pueden encontrar en las estaciones de Rusia.