moscu2.jpg

Estamos en un mes de julio histórico para Rusia, sobre todo en cuanto a temperaturas se refiere, debido a que en la jornada de ayer se alcanzaron los 37,6 grados en Moscú y es ciertamente una temperatura que no se alcanzaba desde 1936 según registros oficiales, una temperatura realmente curiosa en Moscú y muy poco habitual, sobre todo porque en verano el calor no es tan intenso como lo está siendo este verano en buena parte de Rusia, sobre todo en Moscú.

Es curioso que Rusia sea un país sin término medio entre el verano y el invierno, siendo dos estaciones del año totalmente contrarias en cuanto a temperaturas y con una diferencia abismal. No es lógico que en Moscú se alcancen temperaturas tan extremas y esto es algo que puede estar muy relacionado con el cambio climático y todo parece indicar que el resto del mes de julio será igual de caluroso que estas primeras semanas en Rusia, sobre todo en ciudades como Moscú, que sigue siendo un referente en cuanto a temperaturas.

Desde luego en Rusia están muy sorprendidos y acalorados con estas temperaturas que están sufriendo en buena parte del país, sobre todo porque no es algo muy habitual en esta época del año y mucho menos que se alcancen los 36,7 grados, un registro que hacía muchos años que no se conseguía y que puede no ser el único récord que se consiga, debido a que se espera que la ola de calor en Rusia siga aumentando en los próximos días.

Foto|Flickr