Al visitar Moscú uno de los elementos arquitectónicos más bellos y que no debemos de dejar de ver es sin duda la Catedral de San Basilio ya que como pueden es una obra sin lugar a dudas estupenda. Desde lejos se puede ver y ciertamente causa extraordinaria sorpresa entre los turistas que quedan encantados con esta catedral. Se puede decir que es uno de los símbolos de Rusia ya que en todo reportaje del país suele salir esta catedral tan significativa y tan representativa de la arquitectura religiosa rusa.

catedral.jpg

Se encuentra en la plaza roja y uno de sus atractivos es sin duda esta Catedral de San Basilio. La catedral se construyó entre los años 1555 y 1561 y desde entonces se creó una de las construcciones arquitectónicas más bellas de la Tierra. Es una catedral que está compuesta realmente por 9 capillas pero se han fusionado en sólo una. Lo que más destaca son los bulbos que es lo que pueden ver arriba del todo de la catedral pintado de colores que es lo que más llama la atención y sin duda es lo más interesante para los turistas. En el interior la luz es muy pobre ya que se ha querido que la luz no sea la protagonista y casi se está a oscuras.

Es realmente una catedral con mucha historia y fue casi destruida por Napoleón nada menos pero finalmente se pudo salvar. Napoleón lo que quería es trasladarla a Francia que ciertamente en aquella época era algo imposible. Por suerte pudo sobrevivir hasta nuestros días y así podemos disfrutar de esta gran catedral que como digo representa mucho a Rusia y es uno de los símbolos más conocidos de este país tan mágico. No deben perderse esta catedral ya que es un monumento que merece la pena.