sopa-rusa.jpg

Lógicamente Rusia es un país que debe tener una gastronomía adaptada al clima que vive durante el invierno, algo a lo que los rusos se han sabido adaptar, debido a que durante buena parte del año nos encontramos unos platos muy típicos en forma de sopas calientes, que vienen muy bien para disfrutar de un plato caliente y de paso quitarse el exceso de frío que se tiene durante muchos meses. Este intenso frío hace que las sopas calientes sean consideradas como uno de los típicos platos.

Lo mejor de todo es que hay muchas sopas calientes para poder disfrutar en Rusia, unas sopas que se hacen con muchas verduras y hortalizas, pero también suelen llevar carne, que es un producto muy importante dentro de la gastronomía rusa. Desde luego Rusia se sabe adaptar a cada temporada, debido a que durante el verano las sopas frías son muy típicas, dejando de lado las sopas calientes para el invierno, que es cuando más apetece tomar estas sopas tan típicas.

También en Rusia se consume diferentes pescados como los arenques y otras preparaciones de carne como las albóndigas con acompañamientos variados, debido a que depende mucho de la clase social de cada uno y de la zona en la que se viva. Normalmente durante el año las sopas suelen ser las grandes protagonistas y hay otros platos que acompañan a las sopas en cada comida, especialmente durante el otoño y el intenso invierno, dos épocas de año muy frías en toda Rusia.

Foto|flickr