Los monumentos que nos encontramos en Moscú suelen causar un impacto visual importante. Una de estas grandes obras de la arquitectura rusa nos lo encontramos precisamente en Moscú. Se trata de la Catedral de Jesucristo El Salvador y es una maravilla de edificio religioso, con multitud de detalles y un cuidado acabado, que realmente llama la atención.

catedral.jpg

Una de las curiosidades que tiene este edificio es que fue construido por orden de Alejandro I con el objetivo de recordar su victoria sobre Napoleón y nada mejor que hacerlo con esta suntuosa catedral, para que todos pudiesen observar esta gran obra de arte, que desde luego es de lo más atractiva para la vista.

Si por fuera es hermosa, por dentro no lo es menos, ya que está decorada con una serie de pinturas y unos adornos dignos de esta catedral. Hay incluso algunos detalles con piedras semipreciosas, por lo que ya se pueden imaginar el valor de su interior. Sin duda es un lugar para visitar y para observar tan detenidamente como tenga ocasión, dado que merece la pena.

Vía|Viajesyturistas